Diario-Pamplona

El fin de semana pasada fui a Pamplona. Había mucha personas, y todos se vistieron en los colores rojo y blanco. Temprano mis amigos y yo nos levantamos y fue al estadio de los toros. A las siete, la celebración empezaron. Había tradicional baile y música, música moderno, y un “kiss cam” similar como estadios en Estados Unidos. Finalmente los toros fueron liberados. Vímos en las televisiones mientras los toros corrieron en las calles. El arena del estadio estaba lleno con matadores. Tuve mucho emoción porque algunos matadors fueron golpe y algunos fueron muy ágiles.